Estrellas

Hace años, según me dicen,
navegaban por estrellas;
y una especial que define
el norte, pa’ quien la lea.

Confiar con una no más
no habrá sido una miseria.
Les bastaba pa’ viajar,
pa’ descubrir nuevas tierras.

No era tan inconveniente;
no les traía dolor.
Pero yo he aún más suerte:
estrellas tengo yo dos.

¡No preguntes cual más brilla,
ni con cual mejor navego!
Con las dos luces distintas,
cada noche me enriquezco.

Pa’ describir su hermosura
no bastará este poema.
Su resplandor se vislumbra
cuando uno por ellas vea.

Quizás me sirva decir
lo que su luz me revela.
Cada cosa baladí
es una joya bajo ellas.

Una alfombra, un peluche,
en luz de estrellas bañados,
se transforman, por las luces,
en objectos bien sagrados.

Las luces que en ellos entran
no son pronto reflejadas.
Muy lentamente los llenan
hasta que de ellos emanan.

Desde ahí siguen su viaje,
tan rápido como largo,
que pasa por una parte
del espacio de mi cuarto.

Los rayos después se encuentran
con una botella de agua,
pa’ que esta sea otra estrella
brevemente iluminada.

Prismáticamente salen,
imitando algún arcoiris,
lo cual puede recordarme
del terreno del dios Inti.

Los colores al fin llegan
a un montón de ropa sucia.
Y desde ahí se reflejan
rumbo al blanco que ellos buscan.

Ese blanco está en mis ojos,
donde terminan su viaje.
Y me recuerdan un poco
de dos estrellas brillantes.

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment

In memoriam

Hace años que te fuiste
y todavía te veo en los sueños

No es una ilusión
ya que nunca me has dejado
atraparme en ilusiones

Al ver tu cara
barbuda
triste-orgullosa
contenta-preocupada
ya lo sé
ya reconozco
el sueño no me miente

Pero no me entristezco
por lo menos mientras sueño
me alegre el momento
la oportunidad
de oir la voz
las opiniones
tal vez los fallos
que tanto extraño

Y cuando me preguntas
como en cada uno de estos sueños
como nunca en tu vida
cuando me preguntas
Anschel, what have you been doing?

Oigo esperanza
y temor
oigo que tú temes
más que yo
que no me apruebes

Lo que nunca te dije
lo que aún en sueños no te digo
es que esa pregunta me dirige
me instruye
me urge

He tratado de vivir
y sigo tratando
una buena respuesta
a esa pregunta

Pues hace años que te fuiste
y todavía te veo en los sueños

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment

Aztlán

Liteh, Poylen, Galitsia,
Vays-Rusland, Bukovina:
You were our home.

A thousand years ago–
do you remember?–
another exodus,
just one of many,
brought us to you.

Fleeing crusaders’ knives,
a continent in arms against our children,
we followed the morning sun
into the east
and out from Ashkenaz.

And we were welcomed,
though it’s hard to think of now.
You said to us
“Come, stay a while,
put down your loads
til the next exodus.”

I don’t think we knew
we’d stay so long,
or we might have changed our name
from “Ashkenazi”.

I’m sure we didn’t know
we’d leave so quickly,
when we finally did.
But then,
you never really know
how things will end.

We grew together.
Childhood is fuzzy,
but I think I can recall:
We ate each other’s foods
and mixed our tongues.
We married, sometimes,
and later said we hadn’t.

If we were foreigners–
and we always were,
deep down inside–
we were not strangers.
Neighbors who prayed
“Next year, far away,”
but neighbors nonetheless,
at least this year.

And next year followed next
for centuries.
And “far away” did not get any closer.
And some of us began to hope,
if not to really think,
that we might stay,
that we could build our homes
instead of pitching tents.

So some of us
and some of you
joined hands and made a pact
to change this land
into the kind of place
where we might want to stay.

We changed the world, together.

But we stepped over a line.
This part is easier to remember:
We weren’t good neighbors
like before
when we kept to ourselves.

We got too involved
in your affairs,
and you started,
slowly perhaps, but you started,
to push us out.

And that push spread west
only to push back east.
Ashkenaz–
which,
in our absence,
had been reborn
as Daytshland–
followed our exodus
after a thousand years.

And
though it took some time for us to leave,
and
though we were always foreigners,
that was the day we stopped being neighbors
and became strangers.

You stopped being home
not at Auschwitz
nor at the ports of Haifa and New York.
But at Babi Yar,
where we knew,
and you did too,
that we were strangers again.

Liteh, Poylen, Galitsia,
Vays-Rusland, Bukovina:
You were our home.
Does anyone remember?

Posted in Uncategorized | Tagged | 1 Comment

Return

あいされた
へやにかえるが、
からっぽだ。

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment

Resurrección parcial

Un sentimiento en los dedos
–lo noté hace un ratito–
busca cuerdas que están lejos
formando nudos sin hilo.

Si no lo había extrañado
no es porque no me gustaba.
Antes, no pude extrañarlo:
nunca noté que faltaba.

¡Qué increíble es recobrarlo,
algo hace tiempo perdido!
Soy errante viendo su amado,
o padre encontrando su hijo.

Ahora no sé que hacer
con los dedos implacables.
Las cuerdas allá dejé;
no creía que gustasen.

¿Qué nudos habrán aquí,
donde soy desenredado?
¿Por dónde podré sentir
el apego de los lazos?

No hay otra opción que esperar
un nuevo cambio en mi vida.
Los nudos me volverán,
lentos, como los perdía.

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment

Elegio de povra Manjo

La elegio de Manjo, la ŝakino de la poeto (tradukita el poemo de Robert Burns)

Veu rime, veu proze,
Salaj larmoj gutantaj naze;
La sort’ ĉi tiam fermas senespere
De nia bardo!
Kulminas liaj veoj, triste, fine;
Ĉar mortis Manjo!

Perdi lian mondan havaĵon,
Nek tiel amaran elvokus larmon,
Nek vestus nian splenan bardon
En funebro;
Amikon perdis li kaj najbaron,
Tiam mortis Manjo.

Tra la vilaĝ’ ŝi sekvis lin;
Duonmejlo fore ŝi rimarkis lin;
Afable ŝi blekis kiam ŝi ekvidis lin,
Kaj rapide kuris;
Pli fidela amik’ neniam apudis lin
Ol morta Manjo.

Mi scias, ke prudenta ŝaf’ ŝi estis,
Kaj ĉiam bonmense ŝi kondutis;
Mi diros, ke palisarojn ŝi neniam rompis,
Pro ŝtela avido;
Nia soleca bard’ el domo ne moviĝis
Malantaŭ mortis Manjo.

Aŭ, se li vagas sur la monto,
La imagaĵ’ de lia ŝafo
Blekanta lin alvenis trans la pinto,
Panon petanta;
Kaj ekruliĝis la unua sala perlo
Pro morta Manjo.

Ĉi tie ne naskiĝis ŝiaj prauloj,
Kun nodigitaj kaj hareskaj lanoj;
Portitaj estis ili per barketoj
El preter la rivero;
Neniam pli belan lanon tranĉis la tondiloj
Ol ĝi de morta Manjo.

Veon travivu tiu ke unue kreis
Danĝeran aĵon kaj ĝin “rigilo” nomis!
Ĝi bonajn homojn ĉiam grimacigis
Pro morta timo;
Kaj Robĉjon ĝi funebre nun vestigis
Pro morta Manjo.

O, tutaj bardoj de rivero tiu!
Ankaŭ ili ke kantas en ĉi tiu!
Venu, al la splena sono aliĝu
De la kanto de Robĉjo;
Lia koro superiĝis ĝin neniu–
Ĉar mortis Manjo!

Posted in Uncategorized | Tagged , | Leave a comment

La persistencia de un sueño

en mis sueños te vi
te abrazaba y lloraba
durante horas

y al despertarme
no hubo que abrazar
pero seguí llorando

Posted in Uncategorized | Tagged | Leave a comment